Entradas etiquetadas como ‘cambio climatico’

Porqué las empresas son un actor social clave para combatir el Cambio Climático y cómo lograr que se interesen en liderar el proceso

Las grandes empresas del mundo son las que más se beneficiaron de la globalización y el libre mercado, ampliando su capacidad financiera y llegando a todos los rincones del mundo con su cadena de valor. Por ese motivo, también pueden marcar una diferencia en el combate contra el cambio climático y son, sobre todo, necesarias para propulsar una transición hacia una economía baja en carbono y, un desacople entre emisiones y crecimiento.

Pero para eso, es necesario analizar e incorporar a las empresas cómo actores sociales clave y empezar a desarrollar un framing adecuado que les sirva tanto a los accionistas para entender las implicancias del cambio climático en las compañías donde ponen su capital, como a los CEOs para ayudarlos a tomar las decisiones estratégicas que concreten la transformación necesaria.

Resultará efectivo dejar de enfocarse solo en los comportamientos de las personas o en el rol de los gobiernos para tener una visión más holística que incorpore a las empresas y aproveche su capacidad de generar cambios a escala global.

En búsqueda de un framing atractivo para las empresas
Las empresas son actores sociales fundamentales en el mundo globalizado de hoy, donde muchas multinacionales tienen presencia en decenas de países y capacidad financiera mayor que la mayoría de estos. Al mismo tiempo, no se puede dejar de lado la capacidad de influencia de los actores corporativos en la definición de políticas públicas, las negociaciones internacionales y el desarrollo de mercados.

(más…)

Anuncios

Desechos electrónicos y cambio climático: reciclar nuestros dispositivos puede ayudar a frenar el aumento de la temperatura global

Este año comencé la especialización en Derecho y Economía del Cambio Climático de FLACSO Argentina y hace algunos años vengo trabajando desde la GSMA en desechos electrónicos y el aporte de la industria móvil a la protección del medio ambiente. Este artículo es un trabajo para FLACSO que une ambos temas y espero les interese :)

La basura electrónica es el tipo de desecho que más crece en el mundo, con lo cual es necesario desarrollar sistemas de reciclaje apropiados para bajar la inmensa demanda de metales que los aparatos requieren y el alto consumo energético que la industria minera genera. Aprovechar la oportunidad de negocio de recuperar los metales en los equipos será la clave para garantizar una producción sostenible de la industria.

Hay más personas en el mundo con acceso a un celular que a un cepillo de dientes o a un inodoro. Por más que suene absurdo, eso aseguró la Organización Mundial de la Salud, y si ampliamos ese dato a otros aparatos electrónicos como computadoras de escritorio, laptops, heladeras, impresoras, aires acondicionados, televisores, entre muchos otros equipos, los números aumentan aún más.

Los dispositivos electrónicos revolucionaron la vida de las personas y la economía del mundo con mejoras productivas, avances de conectividad inmensos, y soluciones nunca antes previstas. Se los puede ver como protagonistas en nuestras casas, hospitales, oficinas, sistemas de transporte y redes de comunicación. Pero su impacto socio-económico no es sólo positivo: los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) son el tipo de desecho de más rápido crecimiento a nivel global.

Los avances en la producción de equipos electrónicos de las últimas décadas, por parte de los fabricantes (con las empresas Chinas a la cabeza), han significado un gran aumento en escala y una baja en los costes hasta niveles nunca antes vistos, permitiendo que miles de millones de personas accedan a los distintos aparatos (sobre todo por parte de las nuevas clases medias de los países en desarrollo). Pero esta expansión masiva de venta y uso de dispositivos electrónicos de todos los tamaños y colores, trae un gran desafío a la hora de gestionar sus desechos; con aparatos que suelen tener una vida útil corta y que contienen materiales peligrosos, pero también muy valiosos.

Según datos de la Universidad de Naciones Unidas, en 2014 se generaron casi 42 millones de toneladas métricas de basura electrónica, de las cuales apenas 3,9 millones pertenecieron a América Latina. Este dato es el peso total de los RAEE que fueron desechados antes que se realice cualquier actividad luego del descarte, como pueden ser la recolección, reutilización o el reciclado. Esto significa que, en promedio, cada persona del planeta está desechando unos 5.6 kilos de basura electrónica por año y cada argentino casi 7 kilos anuales, por encima de la media global. Cuando nos enfocamos en Latinoamérica y comparamos los datos de 2009 con la proyección de 2018, se espera que haya una tasa de crecimiento de los RAEE del 70%.

(más…)

“Petróleo ético no es un oxímoron, es un escándalo y un insulto”

Discurso de la genial Naomi Klein sobre la campaña “Ethical Oil” durante un encuentro de Tar Sands Action.

La lucha de Bolivia contra el cambio climático

Mientras los medios del mundo entero se enfocaron en una frase de Evo, dejaron de lado las acciones de Bolivia en su pelea contra el cambio climático que ya afecta el suministro de agua de la población debido al derretimiento de glaciares.

En el video pueden ver el programa Fault Lines de AlJazeera donde pintan la situación general del país y la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra que se realizó durante abril en Cochabamba. Lo más shockeante es que esta crisis climática en Bolivia en su mayor parte no fue generada por ellos y por eso desde los países del sur ya están hablando del concepto de deuda climática.

“El capitalismo sobrevivirá a esta crisis, pero el mundo no puede sobrevivir a otro retorno del capitalismo”

sarah palin

La crisis no matará al capitalismo, ni siquiera lo cambiará sustancialmente. Sin la enorme presión popular a favor de una reforma estructural, la crisis sólo implicará una dislocación solucionable. El resultado será una desigualdad aún mayor que la anterior a la crisis. Los mercados financieros son rescatados para impedir que el barco del capitalismo se hunda, pero no se desagota agua, sino gente, en nombre de la “estabilización”. El resultado será un barco más pequeño y peor. Porque una mayor desigualdad -gente muy rica viviendo junto a desesperados- exige una mayor dureza de corazón. Necesitamos creernos superiores a los excluidos para vivir cada día.

¿Nuestra tarea será rescatar este barco, el mayor barco pirata que existió, o reemplazarlo por una nave más sólida, con espacio para todos? Uno que no requiera que arrojemos a nuestros vecinos por la borda para salvar a los pasajeros de primera clase. Uno que entienda que la Tierra no tiene la capacidad para que todos nosotros vivamos cada vez mejor, pero sí la tiene para que todos vivamos bien. El capitalismo sobrevivirá a esta crisis, pero el mundo no puede sobrevivir a otro retorno del capitalismo.

Ese el final de un artículo como siempre genial de Naomi Klein que salió en La Nación y está muy relacionado a este de ecoperiódico donde describen porqué cayeron los Nazcas:

…tras seiscientos años de éxito continuado ocurrió algo inesperado: un verdadero diluvio acompañado de vientos huracanados barrió la región durante semanas en una manifestación extrema del fenómeno del Niño. Sin la protección de los bosques, la erosión de las tierras y el daño en el sistema de canales resultaron irreparables. El esquema del auge y caída de Nazca es sencillo: una innovación tecnológica permite un crecimiento aparentemente sostenible y escalable; sin embargo, un fenómeno catastrófico y exógeno muestra, cuando ya es demasiado tarde, que hacía tiempo se había traspasado una barrera invisible que no permitirá volver a levantar cabeza. El punto débil no está, obviamente en la innovación tecnológica en si misma, sino en la dificultad para descubrir su punto de criticidad, aquel momento en el que seguir haciendo lo mismo que hasta entonces nos permitió crecer pone en peligro el edificio social entero.

50 maneras de ayudar al planeta

En 50 Ways to Help de Planet hacen una lista de las acciones que podemos realizar para ayudar a nuestra tierra en este momento difícil que está atravesando. Van desde comer vegetariano una vez por semana a apagar tu computadora de noche, pasando por bañarte con tu pareja y descargar tu sofware. Todas se resumen en esta remera.

“El mundo no sólo está cambiando climáticamente”

 richard-libro-copy.jpg

Es dificil saber si los 166 países que firmaron hace más de una década el cuestionado Protocolo de Kyoto -para reducir las emisiones de gases- se dieron cuenta que ese tratado finalizaría al mismo tiempo que un conjunto de almanaques que marcaron la etapa precolombina: El calendario Maya. El ciclo temporal de la Civilización Maya termina en diciembre de 2012 y, al igual que el protocolo, significa el fin de una etapa y el inmediato comienzo de otra.

Alertado por los cambios cada vez más evidentes que esta experimentando la tierra, Ricardo González da su siempre polémica opinión. Este escritor peruano de 33 años ya lanzó cuatro libros entre los que se destacan “El Legado Cósmico” y “Nuestros Lazos Extraterrestres“, y es considerado uno de los “contactados con seres extraterrestres” más jóvenes en compartir abiertamente su testimonio en países como España, Italia, Francia, y EE.UU., entre muchos otros.

¿Qué es lo que le está pasando a la Tierra? ¿Por qué se expresa de esta manera ante las acciones de la humanidad?

La Tierra está viviendo un proceso de transformación. De ello no hay duda. Actualmente disponemos de importantes estudios científicos que respaldan ese gran cambio que ya se encuentra en marcha. Pero hay que decir que el mundo no sólo está cambiando climáticamente. Existe una mutación más amplia y compleja, que opera a niveles en donde incluso las criaturas vivientes se hallan conectadas con los acontecimientos. Por ello los indios Hopi señalaban que, si bien, es cierto que el mundo registra grandes transformaciones cíclicas en su historia, es el hombre quien condiciona si esos saltos serán llevaderos o traumáticos. Por esta razón las culturas más importantes del mundo sugerían no desconectarnos de la naturaleza, algo que penosamente ha venido sucediendo ya sea por desconocimiento e irresponsabilidad, o apego a nuestra cómoda vida urbana que tanto nos ha confundido. Si el ser humano se halla sísmico y tormentoso, no es de extrañar que el mundo también lo esté. Este tema va más allá del “calentamiento global” y la contaminación física.

¿Existe alguna manera de detener estos procesos?

Algunos estudiosos como James Lovelock se muestran muy pesimistas con el futuro, pues hemos generado muchos daños al planeta que son difíciles de sanar a corto plazo, y precisamente lo que no tenemos es tiempo. No obstante, pienso que podemos aliviar la intensidad de los acontecimientos a través de una actitud más responsable y espiritual con la Tierra. Insisto en que no se trata sólo de evitar la contaminación física, los desechos industriales, emisión de gases de efecto invernadero, optar por otras fuentes de energía renovables y no contaminantes, entre otras cosas que se hablan sobre el cambio climático y la acción humana. También, hace falta una “ecología psíquica”, ya que la mente humana puede inclinar la balanza en este proceso. Estados mentales alterados contribuyen negativamente; estados de paz y optimismo aportan esperanza y ayudan al planeta. Las grandes potencias lo saben, y por ello han desarrollado experimentos de control climático con fines militares, como el famoso Proyecto HAARP.

¿Los gobiernos ocultan alguna información que podría ayudar a comprender mejor la situación actual en el planeta?

No tengo ninguna duda sobre eso. Lo más triste es que conociendo las verdaderas razones del cambio climático, las ocultan. Quizás por temor a que ello afecte su economía basada en la venta de armamento y la explotación del petróleo. Ellos saben que poderosas energías de naturaleza extraterrestre están afectando a nuestro Sol y, como si éste fuese un gran espejo, su eyección de masa coronal, alterada por la radiación, afecta nuestro campo magnético y genera una mutación, con todas las derivaciones climáticas que ello supone. La NASA a través del SOHO y el Chandra (observatorios) ha constatado esta información, que apunta al centro de la Vía Láctea como fuente de esa radiación que está llegando a la Tierra. Y pensar que los mayas lo habían profetizado hace más de 500 años atrás.

¿Es posible una catástrofe mundial o el fin del calendario Maya solo significa un gran cambio en otros aspectos?

Debo subrayar que los Mayas no señalaron una destrucción mundial para el año 2012, sino una fecha “límite” para que se activen las conciencias necesarias que harán un importante trabajo en el mundo. Un trabajo por el verdadero cambio, que será espiritual. El 2012 marca el inicio de esa nueva etapa. Y ello depende enteramente de nosotros. Muchos esperan grandes desastres para ese año, pero lo cierto es que los grandes cambios del mundo se notarán antes, camino a esa coordenada que marca un ciclo de 5,125 años dentro del calendario Maya.

¿Qué harán los estados cuando llegue el fin del protocolo de Kyoto?

El Protocolo de Kyoto no es suficiente para revertir esto. Hace falta un cambio mental a escala masiva. Por ello es importante difundir todo esto para que la gente tome conciencia de lo que estamos viviendo.

¿Cuáles son las reglas de juego que todavía no entendimos los humanos y que nos hacen repetir los mismos errores?

Nuestro apego al poder. Nuestra ignorancia de nosotros mismos. Una vieja enseñanza oriental dice que si conocemos la esencia de la gota de agua, entenderemos al océano. Lo que ocurre en el planeta, más allá de todas las teorías e interpretaciones, es un reflejo de nosotros mismos. Por ello debemos empezar a buscar las respuestas adentro y no afuera. El mundo y la humanidad tienen esperanza. Creo firmemente en ello. Empecemos a “ver” y a “escuchar” antes de que sea más difícil.