Mi viejo siempre compró La Nación en casa así que es el diario que más leí en mi vida y considero que, en la actualidad, es el mejor escrito de Argentina (sobre todo después de que Clarín dejara de pensar en la ortografía como algo importante en el periodismo).

Y por más que haga una lectura diaria de LN, está claro que estoy demasiado lejos de su línea editorial; en realidad no creo que muchas personas de mi generación puedan identificarse con la misma.

Mi opinión personal sobre La Nación es que tiene un porcentaje altísimo de notas de alta calidad pero que, en el fondo, quedan opacadas por los columnistas dinosaurios del diario ya que sus artículos a esta altura están de verdad lejos de la realidad (hace algunos años eran conservadoras pero ahora ya no se pueden ni englobar en la amplia palabra periodismo). De hecho, hablé con muchos periodistas de LN (de esa mayoría grande de profesionales de alto nivel) y están de acuerdo con este análisis mío. Ninguno se siente identificado con personajes como Grondona o JMS que ni siquiera se pasean por la redacción y mandan sus columnas desde algún escritorio lejano.

Un nuevo ejemplo de esto fue ayer la noticia de la muerte de Massera. JMS hizo una columna donde volvió a usar el concepto de “excesos”, manteniendo la clásica teoría de los dos demonios y no tuvo problemas en nombrar varias veces la palabra “audacia” mientras nunca uso la palabra genocidio o, al menos, plan sistemático o terrorismo de estado. Pero al mismo tiempo, en la cobertura de LN incluyeron casi con timidez una pastilla importante: “Récord de represores condenados: El año 2010 es el período con mayor número de represores condenados y de acusados en juicio oral”. Y, a su vez, tampoco tuvieron reparos en informar (y correctamente) sobre que “Bergoglio declaró por los sacerdotes desaparecidos” incluyendo en el subtítulo que “para la querella, mintió”.

Entonces, vemos que no todos piensan igual que los famosos dinosaurios en LN y como lector me encantaría una renovación en LN enfocándose en el periodismo en serio que ya hacen en un porcentaje importante y mostrando una opinión más moderna de la realidad. Cuando veo que los medios de afuera todavía se preocupan por mantener el ideal de la imparcialidad vivo (por más inalcanzable que sea y atrocidades que hayan cometido) y que realmente son independientes hasta el punto de poder criticar a sus propios dueños en sus páginas, me dan ganas de que el diario que leo todos los días muestre un giro hacia ese camino. Sobre todo porque están a pocos pasos de lograrlo… y por que mi viejo va a seguir comprarlo y si hay un diario en casa no puedo no leerlo sea el diario que sea!

Más allá de las opiniones de cada uno, poniéndonos en el lugar de los gerentes de LN deben pensar que esos columnistas son indispensables para mantener el contrato de lectura pero hasta sus propios lectores tradicionales están cambiando: “no hubo ni un sólo aviso fúnebre para el dictador Emilio Massera”. No olvidemos aquella frase de que “el público se renueva”.

Comentarios en: "La muerte de Massera y la necesidad de renovación en La Nación" (8)

  1. Facundo Ayerza dijo:

    No estoy de acuerdo en que muchas personas de nuestra generación no se sientan identificadas.

    Soy de tu generación y mucha gente que conozco lee LN especialmente por columnistas como Grondona o JMS.

    De la misma forma que vos conocés a mucha gente que solo recuerda solo un lado de la historia oscura de los 70s, muchos tenemos muy presente que hubo otra historia de civiles asesinados violentamente por otros civiles, etc. Son puntos de vista diferentes pero no existe solo tu punto de vista en la realidad Arentina.

    Todos los medios y todo el periodismo habla con la misma imparcialidad que te interesa a vos pero eso no quiere decir que exista mucha gente, incluyendo gente de nuestra generación, que tiene otro punto de vista y le interesa ese enfoque de LN.

    Un saludo cordial.

  2. Coincido un poco con Facundo. Hay mucha gente de nuestra (permitime incluirme en tu generación a pesar de tener un par de años más) que lee LN y pertenece a una ideología de derecha anacrónica y recalcitrante.

    ¿O acaso no viste gente de veintipico en las marchas “a favor de la familia” durante el tratamiento de la ley de matrimonio Igualitario?

    Vos (o yo) no somos la audiencia pretendida de La Nación. Los avisos que venden son para el segmento de 35+, no para el de 25 o 31 (como yo), y, la verdad sea dicha, la mayor parte de la gente migra de centro-izquierda a derecha a medida que pasa el tiempo.

    De cualquier manera me parece que el problema de Grondona o Morales Solá no es su ideología. Está en las antípodas de todo lo que yo creo, pero están en todo su derecho de creer en lo que quieran. El problema de estos dinosaurios es que tienen una visión muy parcial y retorcida de la realidad: escriben lo que su imaginario quiere creer y no lo que la realidad les muestra. Cayeron en el mismo pecado del que acusan al gobierno K.

    La Nación es el mejor diario de la Argentina, por innovación y por calidad. Una lástima que el 50% de las notas que leo en ese pasquín sean sobre un universo paralelo.

  3. sí, por eso digo que entiendo a los gerentes en no querer cambiar nada. igual estoy convencido de que pueden mejorar y que si empiezan a hacer un periodismo alejado de ese universo paralelo hasta pueden sumar a otro público sin perder el tradicional.

    • Me parece que el tema es que hay otros intereses en juego además del de vender diarios. Los medios masivos como LN valen por su poder de lobby, y tienen intereses directos por formar parte de un conglomerado de empresas cuyos intereses pueden verse afectados por una política de gobierno (como pasó en el conflicto con el campo, por ejemplo).
      En cuanto al tema específico de la última dictadura militar, un medio que fue cómplice de los genocidas no puede pedir otra cosa que olvido y “mirar para adelante”.

  4. Gonzalo dijo:

    Mauro, primero dejame decirte que sí hubo saludos a Massera en los obituarios de La Nación (http://www.lanacion.com.ar/diario-de-hoy/avisos-funebres-respuesta.asp?txtbusqueda=%22MASSERA%2C%20Emilio%20E.%22).

    Ahora, con respecto al diario en sí, es un diario de derecha. No está pensado para la gente joven ni para la gente que no vive en Recoleta. De hecho, fijate el tamaño que tiene, ¿te imaginás leer algo así de grande en un subte o en el colectivo? Un poco incómodo, ¿no?

    No digo que no haya gente joven o de clase media baja que lo lea, digo que no está escrito ni pensado para ellos. Cada diario tiene un target, lo sabemos, y LN no es la excepción.

    En mi opinión personal, que las notas sean de alta calidad no justifica la desinformación que transmite por medio de sus tapas ni de sus editoriales, más allá de la ideología.

    A mí leer LN me da caspa. Cuando un diario le da el status de editorialista a una persona está bancando lo que dice, está haciéndolo parte de su identidad como publicación. Entonces, he de perderme las muy buenas notas de muy buenos periodistas que el diario saca, pero no creo que a los Mitre les importe, porque nunca contemplaron que yo pudiera llegar a leer ese diario.

  5. Facundo Ayerza dijo:

    No había prestado atención a esta parte: “pero hasta sus propios lectores tradicionales están cambiando: no hubo ni un sólo aviso fúnebre para el dictador Emilio Massera”

    Está claro que el autor confunde extremos con puntos de vista diferente. Que los leectores de LN tengan una concepción y opinión diferente a la predicada por todos los medios no quiere decir que consideren que Massera fué una gran persona y que no se cometieron asesinatos. Quizá hay gente que es consciente de eso pero también tiene presente la otra parte de la historia que generalmente se ignora.

    Cuántas veces en los últimos años vieron algo en los medios sobre los atentados y asesinatos de Montoneros, ERP, etc contra empresarios y otra gente de esa época? Jamás. Por quizá la gente “que no vive en Recoleta” solo se identifica con un enfoque de la historia y el resto tiene un punto de vista diferente, menos sesgado.

    Incluso algunos que comentaron acá probablemente piensen que por ejemplo Francisco Soldati (asesinado por Montoneros en Juncal y Cerrito, Recoleta) murió justamente por ser un empresario capitalista como los demás.

  6. Facundo Ayerza dijo:

    Se que no tiene exactamente que ver con este post pero arovecho para dejarles un video sobre la parte de los 70s que jamás se habla en los medios que tienen línea editorial con la cuál supuestamente nuestra generación se siente identificada:

    Lo encontré en http://www.victimasdeargentina.com, un sitio habla sobre la víctimas con las cuáles muchos lectores de LN, incluso de entre 25 y 31 años, nos sentimos identificados.

  7. […] Mauro y la muerte de Massera […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: