Son, you can love this business with everything you’ve got. Just don’t forget that it is never, ever, going to love you back.

Esa frase que le dijo un editor a Steve Buttry pinta genial como fue y, para muchos sigue siendo, la vida de un periodista tradicional (sobre todo en gráfica) y su esposa lo cuenta en un post que conmueve para los que estamos ligados de alguna forma a la profesión: refleja muy bien la vida de su marido que casi estaba más casado con el periodismo que con ella pese a que su carrera laboral le trajo demasiados tragos amargos.

Y esa historia por más pintoresca y romántica que sea me hace estar todavía más contento de la decisión que tomé hace casi 2 años de renunciar a una sección de papel del medio más importante de Argentina para quedarme en mi casa y buscar laburo en la web. En su momento, quizás fue una de las decisiones más difíciles que tomé en mi corta vida pero no puedo sino estar contento con migo mismo por haberla hecho.

En este momento pensarán, porqué tiro un título tan tremendista en este post no? Mi razonamiento y percepción es que para los periodistas con la llegada de internet se les abrieron un montón de puertas a nivel laboral que de otra forma no hubieran tenido y esa es la mejor noticia para los estudiantes de una carrera que, tradicionalmente, nunca fue la mejor elección en cuanto a nivel de calidad de vida que podías esperar. Siempre se habló de que periodismo era sólo para los que eran apasionados en la materia y que se podían bancar arriesgar todo por esa pasión.

Pero hoy en día las “habilidades” periodísticas sirven cada vez para más trabajos en sectores distintos y, además, sectores de los más dinámicos y entretenidos que puede ofrecer la industria en la actualidad. Ya no hace falta quedarse 40 años encerrado en una redacción esperando que no echen a todo el mundo. Hay muchos laburos diferentes que pueden, por ejemplo, mezclar las habilidades periodísticas con otro tipo de conocimientos así como la posibilidad de ser periodista especializado en miles de nichos diferentes y no estoy hablando de las especializaciones tradicionales como podían ser deportes, espectáculos, cine, política nacional, política internacional, cultura y casi que dejamos de contar.

Muchos llorarán por la muerte de los diarios pero como reflexión rápida me parece que a los periodistas les conviene (laboralmente hablando) que existan miles de pequeños almacenes digitales a un WallMart gigante. Otros se quejarán de que ahora cualquiera puede jugarla de periodista pero ahí la verdad no tengo nada con qué consolarlos… si un amateur es más exitoso que ustedes lo lamento, algo estará haciendo bien y algo les faltará aprender a ustedes.

Entonces, mirando de nuevo para atrás creo que tenía (y sigo teniendo) muchas más chances de “triunfar” en mi carrera enfocándome en medios digitales que las que pude haber tenido si trataba de quedarme en un medio gigante que me cobije en su paraguas.

Comentarios en: "Por qué internet salvó a los periodistas (o por lo menos a mí)" (2)

  1. […] Dos tremendas frases de un gran post que encontré gracias a otro gran post de @maccur en su blog Tejiendo Redes. […]

  2. […] Por qué Internet salvó a los periodistas […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: