In order to understand something, we must first have a description of whatever it is that we wish to understand. Equally, but
less obviously, the most valuable descriptions are those carried out with a particular problem or ‘need for understanding’ in mind.
All descriptions are selective: but undirected description, carried out for its own sake, is often found afterwards to have selected the wrong things.

Encontrado en “Ecology: From individuals to Ecosystems” de Mike Begon, Colin Townsend and John Harper (Ver pdf)

Me encantó esta frase que está referida a la ecología pero que tranquilamente se puede aplicar a otras disciplinas.

Mañana empiezo el diplomado “La dimensión ambiental en el diseño y la ejecución de políticas públicas” en la UNAM y ya lo estoy disfrutando!

Anuncios

A partir de julio ya no trabajo para la GSMA (asociación global del ecosistema móvil). Se cierra una etapa de 7 años increíbles con mucho crecimiento profesional, personal y muchísimos viajes. Gracias a todos los que fueron parte de este proceso :)

Pero como último proyecto en la asociación, pude lanzar el nuevo reporte “Tecnología para la acción climática en América Latina y el Caribe – Cómo las soluciones móviles y las TIC contribuyen a un futuro sostenible y bajo en carbono“, el cual pueden descargar aquí. El estudio fue una colaboración entre la GSMA, el BID y la consultora ambiental South Pole, y fue realmente genial poder liderar el desarrollo de esta publicación con un equipo de profesionales de primer nivel.

Ahora se viene una nueva etapa profesional donde quiero seguir profundizando mis conocimientos y experiencia en medio ambiente, sostenibilidad y responsabilidad social corporativa. Me estoy yendo a vivir CDMX por 6 meses para cursar el diplomado “la dimensión ambiental en el diseño y la ejecución de políticas públicas” de la UNAM. Luego me estoy mudando a Madrid en marzo 2019 para seguir mi carrera en Europa.

Espero puedan leer el estudio y comentarme qué les parece, y nos vemos por CDMX o Madrid en los próximos meses!

A fines del año pasado disfruté de una increíble experiencia en El Estrecho (Amazonas de Perú en el Río Putumayo, frontera con Colombia) visitando una escuela con la iniciativa Aula Móvil de Fundación Telefónica para la campaña #CaseForChange de la GSMA. Abajo pueden ver el video de Misias pero viajeras y aquí un artículo en inglés donde resumo toda la experiencia.

Las grandes empresas del mundo son las que más se beneficiaron de la globalización y el libre mercado, ampliando su capacidad financiera y llegando a todos los rincones del mundo con su cadena de valor. Por ese motivo, también pueden marcar una diferencia en el combate contra el cambio climático y son, sobre todo, necesarias para propulsar una transición hacia una economía baja en carbono y, un desacople entre emisiones y crecimiento.

Pero para eso, es necesario analizar e incorporar a las empresas cómo actores sociales clave y empezar a desarrollar un framing adecuado que les sirva tanto a los accionistas para entender las implicancias del cambio climático en las compañías donde ponen su capital, como a los CEOs para ayudarlos a tomar las decisiones estratégicas que concreten la transformación necesaria.

Resultará efectivo dejar de enfocarse solo en los comportamientos de las personas o en el rol de los gobiernos para tener una visión más holística que incorpore a las empresas y aproveche su capacidad de generar cambios a escala global.

En búsqueda de un framing atractivo para las empresas
Las empresas son actores sociales fundamentales en el mundo globalizado de hoy, donde muchas multinacionales tienen presencia en decenas de países y capacidad financiera mayor que la mayoría de estos. Al mismo tiempo, no se puede dejar de lado la capacidad de influencia de los actores corporativos en la definición de políticas públicas, las negociaciones internacionales y el desarrollo de mercados.

Lee el resto de esta entrada »

Este año comencé la especialización en Derecho y Economía del Cambio Climático de FLACSO Argentina y hace algunos años vengo trabajando desde la GSMA en desechos electrónicos y el aporte de la industria móvil a la protección del medio ambiente. Este artículo es un trabajo para FLACSO que une ambos temas y espero les interese :)

La basura electrónica es el tipo de desecho que más crece en el mundo, con lo cual es necesario desarrollar sistemas de reciclaje apropiados para bajar la inmensa demanda de metales que los aparatos requieren y el alto consumo energético que la industria minera genera. Aprovechar la oportunidad de negocio de recuperar los metales en los equipos será la clave para garantizar una producción sostenible de la industria.

Hay más personas en el mundo con acceso a un celular que a un cepillo de dientes o a un inodoro. Por más que suene absurdo, eso aseguró la Organización Mundial de la Salud, y si ampliamos ese dato a otros aparatos electrónicos como computadoras de escritorio, laptops, heladeras, impresoras, aires acondicionados, televisores, entre muchos otros equipos, los números aumentan aún más.

Los dispositivos electrónicos revolucionaron la vida de las personas y la economía del mundo con mejoras productivas, avances de conectividad inmensos, y soluciones nunca antes previstas. Se los puede ver como protagonistas en nuestras casas, hospitales, oficinas, sistemas de transporte y redes de comunicación. Pero su impacto socio-económico no es sólo positivo: los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE) son el tipo de desecho de más rápido crecimiento a nivel global.

Los avances en la producción de equipos electrónicos de las últimas décadas, por parte de los fabricantes (con las empresas Chinas a la cabeza), han significado un gran aumento en escala y una baja en los costes hasta niveles nunca antes vistos, permitiendo que miles de millones de personas accedan a los distintos aparatos (sobre todo por parte de las nuevas clases medias de los países en desarrollo). Pero esta expansión masiva de venta y uso de dispositivos electrónicos de todos los tamaños y colores, trae un gran desafío a la hora de gestionar sus desechos; con aparatos que suelen tener una vida útil corta y que contienen materiales peligrosos, pero también muy valiosos.

Según datos de la Universidad de Naciones Unidas, en 2014 se generaron casi 42 millones de toneladas métricas de basura electrónica, de las cuales apenas 3,9 millones pertenecieron a América Latina. Este dato es el peso total de los RAEE que fueron desechados antes que se realice cualquier actividad luego del descarte, como pueden ser la recolección, reutilización o el reciclado. Esto significa que, en promedio, cada persona del planeta está desechando unos 5.6 kilos de basura electrónica por año y cada argentino casi 7 kilos anuales, por encima de la media global. Cuando nos enfocamos en Latinoamérica y comparamos los datos de 2009 con la proyección de 2018, se espera que haya una tasa de crecimiento de los RAEE del 70%.

Lee el resto de esta entrada »

La semana pasada lanzamos con la GSMA el nuevo reporte “eWaste en América Latina: Análisis estadístico y recomendaciones de política pública” desarrollado por la Universidad de Naciones Unidas (UNU).

El estudio significó varios meses de trabajo con Federico Magalini, Ruediger Kuehr y el equipo Institute for the Advanced Study of Sustainability de UNU de los cuales realmente aprendí muchísimo :)

Desde GSMA Latin America, comencé a trabajar en la cuestión desechos electrónicos a mediados de 2013 cuando cree el Task Force de Sostenibilidad y Responsabilidad Social, hoy compuesto por más de 130 ejecutivos de operadores móviles regionales trabajando en esas áreas. En Mayo de 2014, lanzamos el primer reporte sobre desechos electrónicos (una compilación de las iniciativas de reciclaje de eWaste de la industria móvil) y ahora este segundo reporte va más en profundidad en todo el panorama del eWaste en América Latina y propone recomendaciones para el desarrollo de políticas públicas.

Estoy de verdad muy orgulloso de haber liderado este trabajo ya que es el estudio que cuenta con las mejores estadísticas sobre basura electrónica a nivel regional (a través de una nueva metodología desarrollada por UNU).

E-WASTE2015españolINFO

Entre los resultados principales se pueden destacar:

  • América Latina produjo el 9% de los residuos electrónicos (e-waste) del mundo durante 2014. Esto equivale a 3.900 kilotones (kt). En los próximos cuatro años el e-waste generado en la región crecerá entre un 5% y un 7% anual, alcanzando casi 4.800kt para 2018.
  • Los desechos electrónicos generados por teléfonos móviles representan menos del 0,5% del peso total del e-waste en el mundo y la misma proporción se repite en Latam.
  • El promedio de e-waste generado en América Latina durante 2014 fue de 6,6kg por persona, de los cuales apenas 29g provienen de teléfonos móviles.
  • La mayor parte de los desechos electrónicos en la región se generan en Brasil y México, que en 2014 produjeron 1.400kt y 1.000kt de e-waste respectivamente debido a sus grandes poblaciones. Los siguen Argentina (292kt), Colombia (252 kt), Venezuela (233 kt), Chile (176 kt) y Perú (147 kt).

También felicitaciones a Romina Cleofé González que se encargó del diseño para que el reporte luzca tan bonito.

La semana pasada viajé a Boston para realizar el programa “Corporate Social Responsibility: Strategies to Create Business and Social Value” de Harvard Business School y antes de que la memoria me traicioné les cuento un poco mis impresiones.

Luego de hacer en Argentina varios programas de educación ejecutiva en Responsabilidad Social Empresaria y Sostenibilidad (en CAECE y Di Tella) estaba con muchas ganas de seguir formándome en el tema y cuando vi el programa de CSR de Harvard apliqué casi sin pensarlo y con pocas esperanzas de que me acepten… pero al día me habían aceptado y organizé todo rapidísimo para ir. Si tienen dudas sobre si estos programas de educación ejecutiva son para ustedes no lo piensen demasiado, simplemente apliquen y luego vean que pasa… funcionó muy bien en mi caso.

csr harvard
Foto de Bea Perez

Dejando de lado detalles de color como la buena organización y la hermosura del campus, el programa de CSR empezó en realidad algunas semanas antes cuando nos enviaron los casos de estudio y hubo que ponerse a estudiar. Entre los casos que estudiamos estuvieron:

Los casos sirven como disparadores del debate sobre CSR y son donde quizás más se aprende gracias a profesores increíbles como Kash Rangan, Amy EdmondsonMichael Toffel y “Dutch” Leonard que de verdad saben llevar la discusión a donde más provecho se saca dejando (un poco) de lado debates particulares de cada industria o empresa. También tuvimos una clase con Rosabeth Moss Kanter sobre su libro Super Corp: How Vanguard Companies Create Innovation, Profits, Growth, and Social Good.

En cuanto a la teoría, lo más interesante fue el paper de Michael E. Porter y Mark R. Kramer “Strategy and Society: The Link Between Competitive Advantage and Corporate Social Responsibility“. El artículo rechaza las estrategias de CSR fragmentadas y desconectadas del negocio central de la empresa (basadas en conceptos como filantropía, obligación moral, sustentabilidad, licencia para operar y reputación) y pide un acercamiento integral que busque las conexiones entre sociedad y empresa creando una dimensión social en la propuesta de valor empresarial que aproveche el contexto competitivo de la compañía. “Typically the more closely tied a social issue is to a company’s business, the greater the opportunity to leverage the firm’s resources—and benefit society”. Más cerca en el tiempo, el mismo Porter habla de Creating Shared Value, “which involves creating economic value in a way that also creates value for society by addressing its needs and challenges. Businesses must reconnect company success with social progress. Shared value is not social responsibility, philanthropy, or even sustainability, but a new way to achieve economic success”.

Otro paper muy interesante a nivel teoría es el de Kash Rangan “The Truth About CSR” que divide las estrategias de Responsabilidad Social Corporativa en 3 etapas:

  • Theater 1: Enfocándose en Filantropía con programas que no están enfocados en generar ganancias o mejorar la performance del negocio con lo cual dependen de que el ejecutivo de turno mantenga el interés en poner los fondos y no van a generar un impacto a largo plazo.
  • Theater 2: mejorando la efectividad operacional con programas que funcionan dentro del modelo de negocios existente brindando mejoras ambientales o sociales a través de la cadena de valor de la empresa pero no siempre impactan en el negocio.
  • Theater 3: transformando el modelo de negocio con programas que específicamente crean nuevas formas de negocio resolviendo desafíos sociales o ambientales. Al estar integrados en el negocio y brindar ganancias, pueden ser sostenidos en el tiempo y generan un impacto mayor y a largo plazo en la sociedad o el medio ambiente.

theatre csr harvard

Los distintos programas de CSR de las empresas que caen en estas cajas teóricas pueden ir mutando e influenciando a los otros programas por ejemplo dejando de hacer filantropía para pasar a hacer una filantropía más estratégica para la industria de la empresa o el negocio, o pasando de tener un programa estratégico de CSR con respecto a la cadena de valor que evoluciona hacia una re-ingeniería del negocio en la cadena de valor con impacto social y/o ambiental. Idealmente, hay que llevar los programas de CSR hasta el Theater 3 para que transformen la cadena de valor y el negocio en su totalidad. Una vez que esto pase, no hacen falta departamentos de CSR sino que la sustentabilidad ya será parte del día a día del negocio de la empresa.

La verdad, fue una experiencia increíble no solo por el contenido y los profesores sino también por los participantes que también aportaron al debate toda su experiencia y resultó un grupo espectacular. Lo único que tengo para reprochar, es que el programa no duró más tiempo!