Entradas etiquetadas como ‘literatura’

Blanco

Por Gianni Bellone

El personaje está esperando en un banco de plaza verde, de esos despintados, roídos por la humedad, la lluvia y el paso de las sentadas. Vestido, por las dudas, con un piloto marrón y un paraguas, por si llueve. Está sentado hacia el costado del banquito, solo y pequeño deja espacio para que entren los demás, los que vendrán. Siente miedo pero está SEGURO del papel principal, así se lo prometieron alguna vez. En la espera busca una protagonista entre la gente y juega con sus piernas moviéndolas hacia los lados, como se mueve un árbol de plaza en un día ventoso. Mira hacia abajo y fija la vista, flaco y chiquito se siente lejos, a kilómetros del piso y de ese mundo que quiere alcanzar: el de las historias contadas. Le gustaría tener una vida maravillosa, llena de finales felices. Sueña con escuchar una voz lejana y grave, que relate en detalle sus caminatas por Plaza Francia en busca de alguna artesanía barata. Quiere recorrer la calle Corrientes y ser el centro, que lo miren, que lo mimen y le digan piropos a él: EL PROTAGONISTA. Y cuando el personaje comienza a entusiasmarse y la historia empieza a desarrollarse con una lógica creíble y una cadencia razonable, el banco se llena de otros, de risas, de historias de otros y… CRACK! algo se quiebra, y él lo escucha y se levanta del banquito y corre desesperado para encontrar la grieta que se abre a sus pies y divide al mundo en dos. Entra en la oscuridad, se desorienta y tiene miedo de perder el papel principal. El personaje se va y con él se borra la risa y se pierden la mueca, el semblante y de a poco todas las expresiones de ese rostro que lo hacen único. Y las palabras vuelan hasta desaparecer y convertirse en nada. No tiene sentido, la historia del personaje que quería ser protagonista se difumina con ese mundo de las historias contadas que ya no saldrán de la pluma, ni de las teclas de nadie. Y cuando del personaje quedan sólo sus nueve letras y un pasado cercano, el escritor se bloquea, sacude su cabeza hacia los lados, como se sacude la ropa colgada del tender en un día ventoso. Mira hacia arriba y busca una respuesta entre las grietas de humedad y se siente lejos, muy lejos de contar una historia. Y cuando escucha que algo se quiebra dentro de él, borra. Las últimas letras vuelan hasta desvanecerse y en la inmensidad del vacío la hoja en blanco lo amenaza y lo invita a ser escritor.
El escritor está sentado frente a la computadora en una silla de madera vieja, de esas olvidadas, comidas por el encierro y el paso del tiempo. Está solo y deja un espacio para lo que vendrá…

Kafka y el estilo republicano

A veces me resulta increíble como los mismos conceptos se repiten en diferentes obras y a través de diferentes autores (o como nuestra mente se encarga de atarlos aunque tengan poco que ver). El viernes estaba leyendo un apunte (del Programa de Comunicación Institucional que estoy haciendo en la Austral) de George Lakoff titulado “No pienses en un elefante donde describe el modelo del padre estricto mediante el cual los republicanos miran la realidad y terminan aplicando en cuestiones tan importantes como planes sociales o medidas económicas:

“En la ley de la naturaleza de Adam Smith, si cada uno persigue su propio interés, entonces, a través de la mano invisible, por naturaleza, se maximizará el interés de todos. Es decir, es moral perseguir tu propio interés, y hay una expresión para definir a aquellos que no lo hacen. Esa expresión es “los que van de redentores por la vida” [En el original, "do-gooders", en sentido irónico]. Una persona que va de redentora por la vida es alguien que está tratando de ayudar a los demás sin que nadie se lo pida, interfiriéndose en el camino de quienes persiguen su propio interés. Los redentores estropean el sistema”.

Y un par de días después, me llamó la atención una frase de Kafka que resumía un poco la misma idea:

“Vivimos en una época tan poseída por los demonios que pronto sólo podremos practicar la bondad y la justicia en la más profunda clandestinidad”

Esta frase de Kafka la encontré en una de las crónicas presentes en el libro “La tierra Elegida” de Juan Forn y como para terminar una semana pesimista, ayer miré Inside Job, un documental genial y necesario sobre la crisis económica actual.

Promoviendo la lectura en el conurbano

Hace años que no compraba Página 12 pero por alguna razón el domingo pasado (no este; el anterior) lo hice y me sorprendí gratamente con el suplemento Radar al ver que mantiene su nivel con notas muy interesantes.

Son boleta, tituló Guillermo Saccomanno su columna donde cuenta una experiencia personal: fue a una escuela del conurbano gracias al plan de lectura del Ministerio de Educación donde un escritor iba a comentar con los alumnos algún texto.

Iba a poner algún pasaje pero mejor les recomiendo que vayan al link y lean la nota entera que no es tan larga… espero la disfruten.

“Escribo para cambiarme a mí mismo”

Si yo debiera escribir un libro para comunicar lo que ya pienso antes de haber comenzado a escribirlo, nunca hubiera tenido el coraje de ponerme a ello. Solo escribo porque no sé todavía qué pensar exactamente de esa cosa que tanto me gustaría examinar…Yo soy un experimentador en el sentido de que escribo para cambiarme a mí mismo y dejar de pensar lo mismo que antes.

Texto encontrado por Juan Urrutia en la contra portada del tomo II de Dits et écrits, recopilación de artículos y entrevistas de Michel Foucault.

Vida corporativa

life inc

Después de meses de haberlo pedido por eBay (si, tardé bastante en leerlo) terminé de leer Life Inc de Douglas Rushkoff. Y el enfoque que hace sobre las corporaciones de verdad es mind changer porque no se dedica a nombrar las atrocidades que realizan en el mundo todas las grandes empresas sino que describe con mucho detalle porqué esas corporaciones son malignas. Ya no es una cuestión de ética, es una cuestión de diseño. Las corporaciones fueron construidas de una forma comenzando desde la Edad Media y es inevitable que se comporten del modo que lo están haciendo (llevando a la raza humana a la extinción, por cierto). Eso es lo que explica el libro: cuales fueron los mecanismos por los cuales las corporaciones llegaron a ser los monstruos que son hoy. Mientras Naomi Klein se enfoca en el detalle y los modos, Rushkoff se ocupa de entender el motivo.

Para ponerlo simple, las corporaciones están diseñadas para sacarle el valor a la periferia y llevarlo al centro. Hoy en día la gente no es capaz de generar valor por sí misma sin pasar antes por una corporación… y cuando digo valor me refiero desde comida a arte, y todo lo que se les ocurra.

Y como solucionamos eso sabiendo que no podemos terminar nuestra dependencia con las corporaciones de un día para el otro (sin irnos a vivir a una granja por lo menos :P): get local! Tratar de pensar a nivel local, empezar a crear valor por nosotros mismos como comunidades, dejar de mirar el valor del dolar para ver si compramos o vendemos y empezar a intercambiar vienes con los miembros de nuestra comunidad o probar monedas complementarias que estén pegadas a la economía real. Puede sonar raro y comunista pero cuando empezamos a mirar los ejemplos de como lograr eso no es tan difícil…. desde prestarle plata a un amigo a cambio de algo que el posea hasta ayudar a mejorar la escuela de nuestros chicos. Involucrarnos en nuestra comunidad. La verdad es muy complicado para mí tratar de hacer eso desde una ciudad tan grande y poco amigable como Buenos Aires pero todo tiene que ver con los detalles. Dejar de aislarnos y ser miembros activos es el desafío. Dejar de depender de las corporaciones para satisfacer nuestras necesidades. ¿Difícil no?

Lo más probable es que no los convencí un carajo así que si le quieren dar una oportunidad les dejo link con algunos capítulos y un video que resume el libro subtitulado en español.

Concepto de eBook para ciegos

Todos deben estar enterados del lanzamiento del nuevo Kindle DX con pdf, suscripción a diarios, pantalla de 9.7″, rotación de pantalla, etc. Pero mejor no sigo escribiendo del tema porque me voy a terminar comprando uno para leer pdfs nada más :P de las ganas que tengo de contar con un eBook… Mariano sacó unas buenas reflexiones sobre el nuevo producto de Amazon y se me cae la baba con las fotos.

braille_book

Pero ese no es el tema de este post sino el concepto de eBook para ciegos que pueden ver en las fotos (muy lindo el diseño). Como sabrán, las personas no videntes sólo pueden leer en braille (método de lectura y escritura táctil) pero esos libros no son muy accesibles que digamos y cuando los pasan a brille los textos aumentan el doble en grosor.

braille_book2

Este concepto utiliza la tecnología llamada EAP que dinámicamente puede generar cambios en los patrones de la superficie mediante señales electromagnéticas simulando un texto en braille. Imaginen que se esa manera sólo se estaría gastando plata en la trascripción de los libros y se ahorraría mucho en papel y producción. Una biblioteca para ciegos puede tener algunos ebooks y listo.

Vía Yanko Design

Escribió su novela en un smartphone

No puedo evitar recomendar que lean completa la entrevista con Peter Brett que escribió el 60 por ciento de su última novela con dos smartphones. Arrancó con una Palm Pilot y su stylus y luego se compró una HP iPaq con teclado QWERTY tipo blackberry.

phone1

El escritor aprovechaba esos tiempos muertos que siempre tenemos en el día para ir avanzando en su libro ya que no se podía dedicar full time a eso. Me morí de risa cuando dijo que en el subte desarrolló seat hunting skills :) porque no podía escribir bien si estaba parado, con una sola mano.

Además, agrega que si el Kindle pusiera un procesador de texto lo usaría todo el tiempo. Gran idea pensando en su pantalla que no cansa la vista, tendrían que mejorar un poco el diseño.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 26 seguidores