Entradas etiquetadas como ‘dictadura’

Identidad

“Lo interesante de las identificaciones es que vienen a presentar una impronta de concreción específica en un fenómeno que se ha caracterizado justo por la falta de datos, que te lleva muchas veces a cierta generalidad. Cuando más conocimiento, más sencillo es establecer el circuito que lleva del secuestro al centro clandestino y a la ejecución. Cuanto más veces tengas recorrido este sendero, lo dicho está más acreditado. Y más allá de los hechos, cuando llegás al dato se produce una especie de encuentro entre una historia de vida de una persona conocida hasta el momento de la desaparición y la historia que podés ver en la historia de un cuerpo. La identificación lo que hace es atar esa distancia como un jarrón que está roto, lo volvés a pegar, podes volver a establecer toda la historia. Permite volver a ese hilo, reconstruir una realidad que es dolorosa, pero que termina de cerrar el círculo de esa vida en términos del conocimiento de lo que pasó. Cuál fue el final, con quiénes, de qué manera, en qué lugar, quién lo dispuso. Eso es lo mágico, abandonás generalidades en las que es muy difícil hacer pie y hablás de hechos concretos y específicos en términos individuales, pero también colectivos. Toda persona tiene una historia que podés conocer mejor o peor y todas tienen en común que esta historia estaba truncada. Recuerdo el caso de una persona cuya familia eligió una placa. En la urna de los huesos, su hermano decidió poner tres fechas: la fecha de nacimiento, la de desaparición y la de identificación. Es muy impresionante verlo porque por lo general las placas de esta naturaleza llevan dos fechas: nacimiento y muerte. Acá hay una cosa intermedia que es el estadio de la desaparición y la posibilidad de aparición de esa tercera fecha en realidad es la posibilidad de la identificación”.

Espectacular entrevista a Carlos “Maco” Somigliana, integrante del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) que durante 2012 multiplicó exponencialmente las identificaciones de cuerpos de detenidos desaparecidos gracias al trabajo con las tecnologías de reconocimiento con muestras de ADN.

La catástrofe económica de la Dictadura argentina #nuncamás

En un nuevo 24 de marzo, vuelvo a poner otra vez este cuadro porque es quizás lo que pocos saben de la dictadura, lo que nos sigue marcando hasta hoy como país (después de otros procesos que volvieron a aplicar los mismos modelos en democracia) y lo que los mismos de siempre tratan de ocultar:

“Todos eramos sospechosos”, una (no tan) vieja entrevista a mi abuela

Antes de que terminé el Día de la Memoria me acordé que cuando arrancaba en mi carrera de periodista (de hecho eso es parte de uno de los primeros ejercicios que me dieron para hacer en la facultad) entrevisté a mi abuela para que me cuente su historia durante la dictadura. Tengan en cuenta que esto se hizo a principios de 2006:

Maria Elena Gómez tenía 43 años cuando el general Jorge Rafael Videla, el almirante Emilio Eduardo Massera y el brigadier Orlando Ramón Agosti, derrocaron al gobierno de Isabel Perón e instauraron el llamado Proceso de Reorganización Nacional.
Nacida en una familia de clase baja o pobre, vivió su infancia en el barrio porteño de Villa Devoto y después de finalizar la secundaria se casó y tuvo dos hijos: Gustavo y Silvia.
Gustavo, el primer hijo de su matrimonio, iba a la Universidad de Buenos Aires cuando la dictadura tomó el control de la Argentina. Maria Elena tuvo que mandar al exilio a su hijo cuando el mejor amigo de él fue secuestrado y torturado frente a sus padres. Luego de otros sucesos trágicos, Gustavo sufrió una crisis psicológica y nunca volvió a ser el mismo.

¿Qué piensa de la juventud revolucionaria?

Su objetivo era querer cambiar el mundo, los objetivos que tenían no eran malos, eran los objetivos que deberíamos tener todos. Lamentablemente los que los dirigían tenían otros objetivos, objetivos escondidos, mandaban al frente a los chicos. Ellos todavía siguen vivos, con dinero y disfrutando de la vida.

¿De qué manera estaba involucrado su hijo en esa juventud?

Él estudiaba arquitectura de noche en la facultad y no sé a qué lo obligaban y qué banda lo obligaba; si no se aliaba a ninguna banda lo trataban mal. Por eso tuvo una crisis y dejó la facultad. Esa crisis lo llevó a que fuera en realidad un muerto en vida, vive pero atado a ese pasado; lo que los médicos llamarían un estado de miedo constante. Ha tenido parientes y compañeros desaparecidos y todavía vive soñando con ellos. A mí también me ha dejado miedos.

¿Como te enteraste de lo que estaba haciendo la dictadura?

Me enteré porque hacía un taller de literatura en una librería, y los dueños de esa librería tenían información directa de Europa, sobre todo de España. Por los datos que venían y se comentaban, nos trataban de locas, porque decían no podía ser que tiraran gente al río, que hacían secuestros o que tomaban casas. Toda esa información acá no se sabía o lo que se sabía era muy poco lo que se sabía. Yo lo supe mucho tiempo antes de que se conociera a nivel general.

¿Cómo afectó en tu vida cotidiana?

Influyó bastante, porque no salía, las comisarías estaban a oscuras y, si uno andaba a ciertas horas por las calles y tenía una actitud evasiva o diferente, aparecían coches con gente armada y nos paraban sin saber qué estábamos haciendo, todos éramos sospechosos. Afectó en cuanto a tener más cuidado con mis hijos, a no dejarlos salir, a estar atenta y mirar por las ventanas, a escuchar casi siempre ruidos extraños, a pesar de que donde yo vivía no habían muchas cosas raras.

¿Qué le decía la gente cuando usted le contaba lo que estaba pasando?

En realidad yo sólo le contaba al grupo que tenía alrededor, y me decían que estaba loca, que del exterior venía cualquier cosa. Acá festejaban el fútbol , todos salían a la calle. Incluso creo que hasta salí yo a la calle a festejar, negándome a mí misma lo que estaba pasando.

¿Cómo vivió la guerra de las islas Malvinas?

A nivel cotidiano, a nivel de ama de casa, yo veía en las verdulerías carteles con chistes sobre los ingleses. Me parecía una locura lo que se hacía, lo que decían esos chistes, porque no podía creer que la gente fuera tan idiota de pensar que nosotros le podíamos ganar a los ingleses con toda la preparación que ellos tenían. Otra cosa muy triste en nuestra vida.

Actualmente, ¿Qué piensa de la política de derechos humanos que está llevando a cabo el gobierno de Néstor Kirchner?

En realidad no opino nada porque sé muy poco y no sé las intenciones que tiene. Leo solamente los títulos de los diarios y no me inmiscuyo; no sé que intenciones tiene, realmente no lo sé. Hay mucha inseguridad y ellos la niegan, cosa que nos pasa a casi todos, a mí me ha pasado. Y si ellos niegan la inseguridad, pueden negar cualquier cosa.

Porqué la dictadura nos marcó para toda la historia

TEAsesino

Hace unos dos días agarré de la sala de profesores de TEA la edición la revista Domingo de los alumnos de segundo año de la noche. “El Che era un asesino”, leo en la tapa y me doy cuenta que es una entrevista a José Alfredo Martínez de Hoz. Al otro día en La Nación veo que citaron a la entrevista. Estos son algunos de los medios que la levantaron: Página 12, Infobae, Telam, Perfil, La Razón, La Gaceta, Los Andes, Territorio Digital, Cronista, Info 341, Diario de Cuyo.

Ninguno de estos se gastó en buscar el nombre del estudiante que hizo la entrevista. En la página de TEA si lo nombran. Es Daniel Mecca y acá está la nota completa que vale la pena leer porque describe muy bien el ambiente de la casa del ministro de economía de la dictadura y hay algunas declaraciones que no aparecieron en los medios “grandes”.

Como consecuencia de esta entrevista publicada por una revista de una escuela de periodismo, me entero por Clarín que la Secretaría de Derechos Humanos presentó una denuncia contra Martínez de Hoz por apología del delito. Más allá de que, obviamente, el gobierno utiliza estos casos para sacar rédito político, si termina en cana no creo que me ponga triste.

Actualización: Martínez de Hoz acusa divulgación no autorizada de sus dichos

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 26 seguidores