En un estudio comisionado por Google, Eugene Volokh y Donald Falk, prestigiosos profesores especializados en la Primera Enmienda, argumentaron que los motores de búsqueda tienen los mismos derechos de protección que los medios tradicionales.

Obviamente Google quiere aprovechar esto para mostrarlo a los reguladores pero la posición de estos “First Amendment scholars” es importante en serio.

Google “usa algoritmos sofisticados, pero esos algoritmos en sí mismos inherentemente incorporan el juicio de los ingenieros de la compañía acerca de qué material es probable que se encuentre como respuesta a esas preguntas”.

Los autores del estudio afirman que la selección que generan los algorimos no es, constitucionalmente, diferente a la selección que realiza un editor de un diario.

Me parece interesante pensar que el algoritmo de Google -y los resultados que genera- es una opinión y como toda opinión debe ser protegida con las leyes que defienden la libertad de expresión. Pero, entonces, que pasa cuando Google o cualquier otro buscador que surja en el futuro priorice sus propios sitios en sus resultados para propulsarlos (algo que ya está sucediendo). No serían anticompetitivas esas conductas por más que un algoritmo sea tomado como opinión? Pero, si un diario que resalta noticias de otras empresas de su propio grupo económico está protegido gracias a la primera enmienda, no debería también Google estarlo?

Ya hice varias traducciones al español de publicaciones de Paul Bradshaw incluido todo el modelo para la redacción del SigloXXI (con el diamante de noticias como estandarte) y la pirámide invertida del periodismo de datos con su extensión sobre formas de comunicar información.

Ahora le toca el turno a un artículo titulado Objetividad e imparcialidad: política de redacción:

Read the rest of this entry »

A punto de encarar mis primeras vacaciones sin llevarme libros de papel para leer en la playa gracias a mi nuevo Kindle (que con apenas un par de semanas de uso ya me cautivó por completo) les dejo para que disfruten este video sobre lo que pasa en las librerías a la noche porque tampoco sea cosa de perderles el cariño.

Esta semana me entregaron el diploma del Programa de Comunicación Institucional de la Austral, un curso corto que reúne “Estrategias y herramientas para gestionar la comunicación de las organizaciones de manera eficaz”. Como siempre en estos casos, lo más importante más allá de los temas abordados son los profesores y sus experiencias personales que brindan una perspectiva necesaria que me resultó ideal en un momento personal donde abandoné el periodismo raso y me estoy enfocando en tareas de comunicación.

Al mismo tiempo, el programa me sirvió para repasar algunos puntos teóricos básicos que había olvidado. Uno de ellos fue el clásico Pacto de lectura o Contrato de lectura y al instante cuando volví a escuchar su explicación me vino a la mente la imperiosa actualización que necesita este concepto teórico debido a los nuevos medios. Y no me refiero sólo a aplicar el Pacto de lectura a los medios online sino también a la forma en que internet como herramienta modifica al pacto de lectura aplicado a gráfica, TV y radio.

En el gráfico de arriba pueden ver al Pacto de lectura con las relaciones entre el Autor Empírico (AE), Autor Modelo (AM), Lector Modelo (LM) y Lector Empírico (LE). Y en una especie de brainstorming rápido se me ocurren varios cambios en este modelo:

  • El Autor Empírico ya no piensa necesariamente en un Lector Modelo para el cual escribe porque sus contenidos (ya sea un post, un artículo en un diario que es subido a la web o un audio de radio o video capturado de la TV) tienen el potencial de llegar a todo el mundo (si bien se mantienen las búsquedas editoriales apuntando a una determinada audiencia). A su vez, el autor tiene una cantidad increíble de herramientas concretas y precisas para conocer a su lector (Analitycs, etc) y, si bien también cuenta con más herramientas o canales para alcanzarlo, se trata de un lector mucho menos fiel, más libre y flexible para irse a buscar otro contenido.
  • La brecha entre el Autor Modelo y el Autor Empírico se desdibuja ya que este es más accesible, abierto, desmitificado y se encuentra en continuo contacto con la comunidad.
  • El Lector Empírico también es accesible y participativo difuminando la diferencia c0n el Lector Modelo que pasa a ser potencialmente cualquiera con acceso a la red.
  • En el fondo, ahora no hay una diferencia sustancial entre el Autor Empírico y el Lector Empírico con la posibilidad de que cualquiera pase a convertirse en autor. Pero sigue existiendo una distancia entre el Autor Modelo y el Lector Modelo que están intermediados por buscadores, agregadores y redes sociales.

Read the rest of this entry »

Reporte de GSMA y el Mobile Society Research Institute de la operadora NTT docomo sobre como los chicos utilizan los teléfonos móviles. Se trata de una comparación internacional con más de 3500 pibes entre los 8 los 18 años de Japón, India, Paraguay y Egipto. Más info sobre el tema en la sección de mYouth de GSMA.

La instalación de cámaras de seguridad sigue aumentando en la Ciudad de Buenos Aires y varios distritos del Conurbano con políticos de cualquier partido utilizándolas sobre todo para mostrarse activos contra “el flagelo de la inseguridad”.

Pero como adelantamos cuando se instaló el Centro de Monitoreo Urbano de la Ciudad de Buenos Aires, hay que tener en cuenta “los riesgos de que las cámaras sean usadas para cuestiones ilegales como la persecución de minorías o monitoreo de grupos políticos”.

Hace algunas semanas me sorprendió como los noticieros pasaban imágenes “cedidas” por la Policía Metropolitana de “limpiavidrios” que robaban a los autos: quedan pocas dudas que las imágenes fueron enviadas por el Gobierno macrista para influir en la opinión pública justo cuando se está por debatir un proyecto de ley destinado a aplicar una sanción de cárcel a los “limpiavidrios” y los “trapitos”. Si nos abstraemos de este tema en particular, ¿Se dan cuenta del problema? Las autoridades ahora tienen una herramienta que pueden usar a discreción para favorecer sus proyectos partidarios: con mucha facilidad pueden encontrar imágenes de algún delito o fenómeno que van a impactar en la opinión pública más allá de que no haya estudios para saber si ese delito o fenómeno que muestran es un hecho aislado o no.

Hace una semana surgió otro tema igual de serio en el Municipio de San Martín: se realizó un seguimiento de un candidato para mostrar sus reuniones políticas!

A veces me resulta increíble como los mismos conceptos se repiten en diferentes obras y a través de diferentes autores (o como nuestra mente se encarga de atarlos aunque tengan poco que ver). El viernes estaba leyendo un apunte (del Programa de Comunicación Institucional que estoy haciendo en la Austral) de George Lakoff titulado “No pienses en un elefante donde describe el modelo del padre estricto mediante el cual los republicanos miran la realidad y terminan aplicando en cuestiones tan importantes como planes sociales o medidas económicas:

“En la ley de la naturaleza de Adam Smith, si cada uno persigue su propio interés, entonces, a través de la mano invisible, por naturaleza, se maximizará el interés de todos. Es decir, es moral perseguir tu propio interés, y hay una expresión para definir a aquellos que no lo hacen. Esa expresión es “los que van de redentores por la vida” [En el original, "do-gooders", en sentido irónico]. Una persona que va de redentora por la vida es alguien que está tratando de ayudar a los demás sin que nadie se lo pida, interfiriéndose en el camino de quienes persiguen su propio interés. Los redentores estropean el sistema”.

Y un par de días después, me llamó la atención una frase de Kafka que resumía un poco la misma idea:

“Vivimos en una época tan poseída por los demonios que pronto sólo podremos practicar la bondad y la justicia en la más profunda clandestinidad”

Esta frase de Kafka la encontré en una de las crónicas presentes en el libro “La tierra Elegida” de Juan Forn y como para terminar una semana pesimista, ayer miré Inside Job, un documental genial y necesario sobre la crisis económica actual.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.