Archivo para marzo, 2010

Qué pasó con Magia Crítica y la precarización del periodismo en Argentina

Acabo de publicar un nuevo post en OJB (un blog británico sobre periodismo digital) titulado The precarization of journalism in Argentina (muchísimas gracias a Facundo que me ayudó con el inglés) donde cuento el caso de Magia Crítica, un blog de Crítica de la Argentina que fue cerrado luego que su autor reclamara que le vuelvan a pagar mensualmente (al principio facturaba por mes pero como no tenía tráfico le dijeron que lo cerraban o se podía quedar sin cobrar). Usé este caso tan sólo como uno de los tantos ejemplos de periodistas bastardeados en redacciones ya sean tradicionales o digitales.

Acá tienen la opinión del autor sobre lo sucedido para que lean pero obviamente había que darle derecho a réplica a Nerina Sturgeon, jefa de Crítica digital y acá reproduzco su versión de la historia:

(más…)

“Todos eramos sospechosos”, una (no tan) vieja entrevista a mi abuela

Antes de que terminé el Día de la Memoria me acordé que cuando arrancaba en mi carrera de periodista (de hecho eso es parte de uno de los primeros ejercicios que me dieron para hacer en la facultad) entrevisté a mi abuela para que me cuente su historia durante la dictadura. Tengan en cuenta que esto se hizo a principios de 2006:

Maria Elena Gómez tenía 43 años cuando el general Jorge Rafael Videla, el almirante Emilio Eduardo Massera y el brigadier Orlando Ramón Agosti, derrocaron al gobierno de Isabel Perón e instauraron el llamado Proceso de Reorganización Nacional.
Nacida en una familia de clase baja o pobre, vivió su infancia en el barrio porteño de Villa Devoto y después de finalizar la secundaria se casó y tuvo dos hijos: Gustavo y Silvia.
Gustavo, el primer hijo de su matrimonio, iba a la Universidad de Buenos Aires cuando la dictadura tomó el control de la Argentina. Maria Elena tuvo que mandar al exilio a su hijo cuando el mejor amigo de él fue secuestrado y torturado frente a sus padres. Luego de otros sucesos trágicos, Gustavo sufrió una crisis psicológica y nunca volvió a ser el mismo.

¿Qué piensa de la juventud revolucionaria?

Su objetivo era querer cambiar el mundo, los objetivos que tenían no eran malos, eran los objetivos que deberíamos tener todos. Lamentablemente los que los dirigían tenían otros objetivos, objetivos escondidos, mandaban al frente a los chicos. Ellos todavía siguen vivos, con dinero y disfrutando de la vida.

¿De qué manera estaba involucrado su hijo en esa juventud?

Él estudiaba arquitectura de noche en la facultad y no sé a qué lo obligaban y qué banda lo obligaba; si no se aliaba a ninguna banda lo trataban mal. Por eso tuvo una crisis y dejó la facultad. Esa crisis lo llevó a que fuera en realidad un muerto en vida, vive pero atado a ese pasado; lo que los médicos llamarían un estado de miedo constante. Ha tenido parientes y compañeros desaparecidos y todavía vive soñando con ellos. A mí también me ha dejado miedos.

¿Como te enteraste de lo que estaba haciendo la dictadura?

Me enteré porque hacía un taller de literatura en una librería, y los dueños de esa librería tenían información directa de Europa, sobre todo de España. Por los datos que venían y se comentaban, nos trataban de locas, porque decían no podía ser que tiraran gente al río, que hacían secuestros o que tomaban casas. Toda esa información acá no se sabía o lo que se sabía era muy poco lo que se sabía. Yo lo supe mucho tiempo antes de que se conociera a nivel general.

¿Cómo afectó en tu vida cotidiana?

Influyó bastante, porque no salía, las comisarías estaban a oscuras y, si uno andaba a ciertas horas por las calles y tenía una actitud evasiva o diferente, aparecían coches con gente armada y nos paraban sin saber qué estábamos haciendo, todos éramos sospechosos. Afectó en cuanto a tener más cuidado con mis hijos, a no dejarlos salir, a estar atenta y mirar por las ventanas, a escuchar casi siempre ruidos extraños, a pesar de que donde yo vivía no habían muchas cosas raras.

¿Qué le decía la gente cuando usted le contaba lo que estaba pasando?

En realidad yo sólo le contaba al grupo que tenía alrededor, y me decían que estaba loca, que del exterior venía cualquier cosa. Acá festejaban el fútbol , todos salían a la calle. Incluso creo que hasta salí yo a la calle a festejar, negándome a mí misma lo que estaba pasando.

¿Cómo vivió la guerra de las islas Malvinas?

A nivel cotidiano, a nivel de ama de casa, yo veía en las verdulerías carteles con chistes sobre los ingleses. Me parecía una locura lo que se hacía, lo que decían esos chistes, porque no podía creer que la gente fuera tan idiota de pensar que nosotros le podíamos ganar a los ingleses con toda la preparación que ellos tenían. Otra cosa muy triste en nuestra vida.

Actualmente, ¿Qué piensa de la política de derechos humanos que está llevando a cabo el gobierno de Néstor Kirchner?

En realidad no opino nada porque sé muy poco y no sé las intenciones que tiene. Leo solamente los títulos de los diarios y no me inmiscuyo; no sé que intenciones tiene, realmente no lo sé. Hay mucha inseguridad y ellos la niegan, cosa que nos pasa a casi todos, a mí me ha pasado. Y si ellos niegan la inseguridad, pueden negar cualquier cosa.

Porqué la dictadura nos marcó para toda la historia

El mejor momento para publicar artículos en Facebook

Dan Zarella descubre que el mejor momento para publicar una historia en Facebook es el fin de semana y además presenta este cuadro donde demuestra que si una noticia tiene la palabra Facebook es mucho más compartida en la red social pero pasa lo contrario con la palabra “Twitter” mientras que en Twitter pasa lo mismo con “Twitter” y con “Facebook” aunque en bastante menor medida.

While I found less articles posted on the weekends those stories that were published on the weekends tended to be shared on Facebook more, on average, than stories that were published during the week. The reasons for this probably include the fact that more than half of companies in the US block sites like Facebook, so people can only use the social network at home, on the weekends. If companies let their employees access such fun sites during the work day then productivity might drop! Sometimes of course, Facebook and similar sites can be great tools for promotion and advertising. However, not all companies appreciate this. Additionally, the mainstream Facebook audience does not use Facebook for work.

Chile: código de construcción y neoliberalismo

Si hubo algo que me sorprendió sobre la cobertura mediática en Chile fue la sorpresa de algunos periodistas que parecían acabar de descubrir que en el país trasandino también había gente pobre justo en una sociedad que se ubica entre las más desiguales del mundo (en el puesto 12 según el Banco Mundial en 2005).

Igual, todavía hay periodistas dispuestos a defender el modelo neoliberal sin importar los hechos y eso es lo que hizo Bret Stephens del Wall Street Journal diciendo que gracias a Milton Friedman “los chilenos están viviendo en casas de ladrillo mientras que los haitianos en casas de paja así que no los voló el lobo feroz cuando vino a soplar”. Está claro que eso significa defender las políticas de libre mercado que impuso Pinochet junto con Friedman y los Chicago Boys.

Más allá de lo que opinen sobre materia económica, el columnista se equivoca cuando da crédito al dictador por “uno de los códigos de construcción más estrictos del mundo” porque justamente esas normas para prevenir terremotos las lanzaron durante el gobierno de Allende en 1972 (al cual Pinochet derrocó) y de hecho la ley fue promulgada incluso con un bloqueo económico de parte de Nixon el represalia al presidente socialista chileno.

El código de construcción fue actualizado en los 90 por gobiernos democráticos y la verdad es que el propio Friedman era ambivalente sobre ese tipo de leyes porque no es muy libremercado poner restricciones a la construcción no?

Como para terminar de cerrar el panorama, el propio Piñera -nuevo Presidente y la persona más rica de Chile- está implicado junto con varios de sus colaboradores y ministros como accionarios principales en proyectos de construcción que fueron gravemente dañados durante el terremoto por ignorar los códigos para obtener más ganancias.

Links: The Social Earthquake in Chile de Roger Burbach y Chile’s Socialist Rebar de Naomi Klein

Publicidad en RSS

John Gruber del Daring Fireball explica las distintas opciones a tener en cuenta a la hora de configurar un RSS de un medio. Resumiendo, si el negocio está atado a las page views es normal que pongan el RSS cortado pero ese no es el mejor modelo y hay que saber que esos suscriptores son los que más atención prestan al producto (pero generan la menor cantidad de page views) así que tiene sentido vender publicidad adentro del RSS como premium.

“The ads in most sponsored RSS feeds are indeed cheap and lousy. The ads in DF’s [Daring Fireball's] RSS feed are neither. They’re priced at a premium, and have attracted (if I do say so myself) premium sponsors.

“If you’ve got a model where revenue is tied only to web page views, switching to full-content RSS feeds will hurt, at least in the short term. The problem, I say, isn’t with full-content RSS feeds, but rather with a business model that hinges solely on web page views. The precious commodity that we, as publishers, have to offer advertisers is the attention of our readers. Web page views are a terribly inaccurate, if not outright misleading, metric for attention. Subscribers to a full-content RSS feed are among the readers paying the most attention, but generate among the least web page views.”

Vía OJB

Una burbuja llamada Google

“Piensen en la publicidad como si fuera petróleo y a Google como un Emirato grande ¿Qué pasa cuando se acaba el petróleo?”, se pregunta Doc Searls en Linux Journal y su respuesta sirve para llamar la atención porque está pasando en nuestras narices 2.0 sobre todo pensando en que la publicidad significa casi la totalidad de los ingresos de la compañía:

Citando un estudio de “Natural Born Clickers” hecho por ComScore y Starcoma, Ad Age reportó el año pasado que “el número de personas online que clickearon en un anuncio cayó 50% en menos de 2 años y sólo 8% de los usuarios de internet suman 85% de todos los clicks… y más aún, el 8% de los usuarios de internet que componen la mayoría de los clicks también cayó la mitad desde el último estudio que encontró que el 16% era responsables del 80% de los clicks. El estudio de 2008 encontró que la mitad de los clicks vienen de adultos jóvenes de bajos ingresos”.

Vía innovationsinnewspapers

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.