Archivo para octubre, 2009

Vida corporativa

life inc

Después de meses de haberlo pedido por eBay (si, tardé bastante en leerlo) terminé de leer Life Inc de Douglas Rushkoff. Y el enfoque que hace sobre las corporaciones de verdad es mind changer porque no se dedica a nombrar las atrocidades que realizan en el mundo todas las grandes empresas sino que describe con mucho detalle porqué esas corporaciones son malignas. Ya no es una cuestión de ética, es una cuestión de diseño. Las corporaciones fueron construidas de una forma comenzando desde la Edad Media y es inevitable que se comporten del modo que lo están haciendo (llevando a la raza humana a la extinción, por cierto). Eso es lo que explica el libro: cuales fueron los mecanismos por los cuales las corporaciones llegaron a ser los monstruos que son hoy. Mientras Naomi Klein se enfoca en el detalle y los modos, Rushkoff se ocupa de entender el motivo.

Para ponerlo simple, las corporaciones están diseñadas para sacarle el valor a la periferia y llevarlo al centro. Hoy en día la gente no es capaz de generar valor por sí misma sin pasar antes por una corporación… y cuando digo valor me refiero desde comida a arte, y todo lo que se les ocurra.

Y como solucionamos eso sabiendo que no podemos terminar nuestra dependencia con las corporaciones de un día para el otro (sin irnos a vivir a una granja por lo menos :P): get local! Tratar de pensar a nivel local, empezar a crear valor por nosotros mismos como comunidades, dejar de mirar el valor del dolar para ver si compramos o vendemos y empezar a intercambiar vienes con los miembros de nuestra comunidad o probar monedas complementarias que estén pegadas a la economía real. Puede sonar raro y comunista pero cuando empezamos a mirar los ejemplos de como lograr eso no es tan difícil…. desde prestarle plata a un amigo a cambio de algo que el posea hasta ayudar a mejorar la escuela de nuestros chicos. Involucrarnos en nuestra comunidad. La verdad es muy complicado para mí tratar de hacer eso desde una ciudad tan grande y poco amigable como Buenos Aires pero todo tiene que ver con los detalles. Dejar de aislarnos y ser miembros activos es el desafío. Dejar de depender de las corporaciones para satisfacer nuestras necesidades. ¿Difícil no?

Lo más probable es que no los convencí un carajo así que si le quieren dar una oportunidad les dejo link con algunos capítulos y un video que resume el libro subtitulado en español.

Los diarios tienen las comunidades que se merecen

commentbox

Another thing that seems to escape many journalists is the direct connection between their own indifference to interacting with readers and the parlous state of their comments. If my research has taught me anything — not to mention writing columns and a blog for 15 years — it is that the surest way to improve the tone of the debate in forums or comments is to get involved in them[…]All we have left is the trust that our readers — that our community — have in us. And how do we gain and keep that trust? By telling them the truth — but also by listening to them and valuing their input, and making them an equal partner in what we are doing. Only then will we get the kind of community that really matters.

Muy interesante post de Mathew Ingram en Nieman Journalism Lab que les da algunas pistas a los editores de sitios web de diarios y pone en su lugar a los bloggers que cierran sus comentarios y que tratan de justificarse al mostrarse a sí mismos como innovadores ;)

La distribución de las noticias en un mundo de nuevos medios (Modelo para la redacción del siglo XXI – 4ta parte)

En el siglo XX, la distribución comercial de noticias era relativamente sencilla: si trabajabas en papel, publicabas un diario o revista en un momento en particular, era trasportada a los vendedores, y la gente la iba a comprar (o era enviada). Si trabajabas en emisoras, tu programa salía en un momento en particular y la gente miraba o escuchaba.

Simple.

En el sigo XXI, el cuadro es un poco más complicado.

Es reconocido de forma amplia que todos somos periodistas ahora, y que cualquiera puede publicar. Pero mucho menos promocionado es el hecho de que, al mismo tiempo, y por las mismas razones, todos somos canillitas ahora.

Quizás porque eso no tiene tanto glamour.

Sin embargo, en un factor fundamental para considerar en la producción de noticias. Mientras que el sistema tradicional de publicación de noticias y el modo fordista de producción separaron al periodismo (recolección de noticias, escritura, edición), la publicación (impresión) y la distribución (trasporte, franqueo, emisión), esas áreas se mezclan en un mundo de nuevos medios porque se pueden realizar todas en la misma acción. Como un periodista online puedo buscar y escribir información, publicar y distribuirla, algunas veces con un sólo click.

Eso genera dos problemas:

  • Primero, un periodista digital no tiene en general experiencia en distribución. Y, por lo tanto, se necesita entender -o por lo menos, explorar- la distribución – porque todo lo que hacen como periodistas, online, es en verdad un acto de distribución.
  • Segundo, las organizaciones de noticias en general no destinan los mismos recursos a la distribución online de los que usan para la distribución física – y cuando lo hacen, lo hacen en una manera desigual. La distribución de la organización (planeada, intencional) debería ser diferente al acto periodístico de distribución (accidental).

El modelo de distribución para la redacción del siglo XXI, entonces, busca identificar explícitamente el rango de redes de distribución, antes de mirar como estas afectan las otras dos partes de la cadena de producción: periodismo y publicación.

El diagrama de abajo ilustra como los nuevos medios combinan los modelos de distribución del papel y la transmisión (televisión y radio)  -“recogiendo” y “sintonizando”- y agrega un tercero: “pasando”. Podemos abreviar eso en “Tracción-Empuje-Pase“. Voy a analizar ejemplos de cada uno de los tres, sus fortalezas y debilidades.

distributed_journalism (más…)

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 26 seguidores